Un amigo argentino me comentó en cierta ocasión: “¿sabes por qué puedes ver a través de un cristal pero si miras en un espejo te ves a ti mismo? La razón, siguió, es que ambos están compuestos por los mismos elementos con una pequeña diferencia. Que el espejo lleva nitrato de plata, y , amigo …, cuando hay plata, uno se ve sólo a sí mismo”.

Pero, aunque la “plata” ayude, sólo los buenos sentimientos nos unen, jamás el interés logró vínculos sanos y estables.

Buen momento este que nos está tocando vivir  para anteponer el SER al TENER.

Para dejarnos de EGOISMOS y trabajar en nuestra SOLIDARIDAD. Para darnos cuenta que el logro no radica en lo que hayamos ganado sino en la personalidad que hayamos cultivado.

¿Alguna vez te has quejado por tener que ir a sacar la basura, hacer la compra, pasear al perro, quedar a cenar con “esos” que no te caían bien, o ir de paseo con tu gente?

Cuántas horas malgastadas en objetivos triviales y descuidando la vida real.

Siempre intentado legitimarnos en la sociedad en lugar de construir un legado significativo para los nuestros

En estos días complejos que nos toca vivir, fomentemos el antivirus de dar en vez de tomar, crear contra criticar y trabajar con disciplina frente a la queja. Seguro que saldremos más fuertes.

Iba a seguir escribiendo sobre el tema pero un buen amigo me hizo llegar el texto que a continuación les adjunto. Es de Edna Rueda Abrahams, de Paraná, Argentina.

Y no tengo mejores palabras para, en estos momentos, decir lo que siento.

«Y así un día se llenó el mundo con la nefasta promesa de un apocalipsis viral y de pronto las fronteras que se defendieron con guerras se quebraron con gotitas de saliva, hubo equidad en el contagio que se repartía igual para ricos y pobres, las potencias que se sentían infalibles vieron cómo se puede caer ante un beso, ante un abrazo.

Y nos dimos cuenta de lo que era y no importante, y entonces una enfermera se volvió más indispensable que un futbolista, y un hospital se hizo más urgente que un misil.

Se apagaron luces en estadios, se detuvieron los conciertos los rodajes de las películas, las misas y los encuentros masivos y entonces en el mundo hubo tiempo para la reflexión a solas, y para esperar en casa que lleguen todos y para reunirse frente a fogatas, mesas, mecedoras, hamacas y contar cuentos que estuvieron a punto de ser olvidados.

Tres gotitas de mocos en el aire, nos ha puesto a cuidar ancianos, a valorar la ciencia por encima de la economía, nos ha dicho que no solo los indigentes traen pestes, que nuestra pirámide de valores estaba invertida, que la vida siempre fue primero y que las otras cosas eran accesorios.

No hay un lugar seguro, en la mente de todos nos caben todos y empezamos a desearle el bien al vecino, necesitamos que se mantenga seguro, necesitamos que no se enferme, que viva mucho, que sea feliz y junto a una paranoia hervida en desinfectante nos damos cuenta que, si yo tengo agua y el de más allá no, mi vida está en riesgo.

Volvimos a la ser aldea, la solidaridad se tiñe de miedo y a riesgo de perdernos en el aislamiento, existe una sola alternativa: ser mejores juntos.

Si todo sale bien, todo cambiará para siempre. Las miradas serán nuestro saludo y reservaremos el beso solo para quien ya tenga nuestro corazón, cuando todos los mapas se tiñan de rojo con la presencia del que corona, las fronteras no serán necesarias y el tránsito de quienes vienen a dar esperanzas será bien recibido bajo cualquier idioma y debajo de cualquier color de piel, dejará de importar si no entendía tu forma de vida, si tu fe no era la mía, bastará que te anime a extender tu mano cuando nadie más lo quiera hacer.

Puede ser, solo es una posibilidad, que este virus nos haga más humanos y de un diluvio atroz surja un pacto nuevo, con una rama de olivo desde donde empezará de cero».

De las crisis, si queremos, podemos aprender mucho. Fuerza y ánimo.

JOSÉPOMARES

Profesor, coach, conferenciante y consultor de empresas. Solucionador de problemas , optimizador de tiempos.

REDESSOCIALES